Informe psicológico pericial en el ámbito penal

Informes psicológicos periciales en el ámbito penal. Un Juez, como parte de su labor de investigación, puede solicitar un informe psicológico pericial para tener un conocimiento profundo y especializado sobre el estado mental de un individuo.

A través de un informe psicológico se realiza un estudio completo de su personalidad y se analiza si existe alguna psicopatología o anomalía psíquica y que variables y circunstancias pudieran haber estado presentes en el momento en que sucedieron los hechos.

Uno de los aspectos más relevante de estos informes es conocer si el sujeto actuó con premeditación, saber si tenía intención de llevar a cabo la conducta y si tuvo plena libertad para actuar. En definitiva, saber si existe imputabilidad.  Es importante averiguar si el sujeto en cuestión tenia capacidad para conocer el alcance de los hechos, es decir si tenia intención, libertad y conocimiento pleno de lo que hacía.

Algunas enfermedades mentales como la demencia y la esquizofrenia entre otras, pueden dan lugar a conductas involuntarias que no les permite conocer el alcance de los hechos; otros estados mentales, entre ellos algunos tipos de intoxicación, un arrebato o un estado de miedo insuperable, pueden acontecer puntualmente y dar lugar a conductas súbitas y sin premeditación. La involuntariedad frente a la premeditación son aspectos claves en estos tipos de informes ya que determinaran hasta que punto el individuo es responsable de su conducta.

Un abogado, también puede solicitar un informe psicológico pericial de un sujeto en particular a fin de demostrar ante el juez su estado mental, capacidad cognitiva, o las circunstancias psicológicas que afectan a su cliente.

El juzgador, en función de la información obtenida y su criterio, dictará una resolución.